martes, 22 de julio de 2008

NO TENGAS MIEDO DE LA MUERTE

Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos. Sal 116:15.

Nadie nació para morir. La muerte es una intrusa en la experiencia humana. Vinimos a este mundo con vocación de vida y, por eso, nos rebelamos contra la muerte. No aceptamos la paradoja de vivir muriendo, o de morir viviendo.

Sin embargo, comenzamos a morir desde que nacemos. Cada día es un día menos. Una vida así no tendría sentido, a no ser que encontráramos e! secreto de la victoria sobre la muerte. El secreto existe. El salmista afirma en e! versículo de hoy que la muerte, por horrenda, terrible y cruel como es, puede ser "estimada a los ojos de Jehová".

¿Cuál es el mensaje de Dios para ti hoy? ¿Por qué la muerte puede ser preciosa o estimada a los ojos de Dios? ¿De qué muerte está hablando el salmista, a quién se está refiriendo?

El texto es claro. Aquí se habla de la muerte de los santos. Santidad, en el sentido bíblico, no significa estar exento de pecar, sino andar con Dios y vivir con él.

La experiencia de la santidad, es una experiencia de la vida diaria. Es un andar permanente. Tú permites que Dios te conduzca, como el padre conduce a su hijo pequeño. A veces, los pasos del hijo no logran acompañar a los del padre. Puede resbalar o tropezar, pero no permanece caído, porque está fuertemente tomado de! poderoso brazo de! padre. Hay entre ellos una relación de amor que no se quiebra por nada.

Si tú estás viviendo esa experiencia diaria con Jesús, eres entonces un hombre o una mujer santo y, si por ventura, la muerte te sorprende en alguna esquina, esa muerte es "estimada a los ojos de Jehová" por tres motivos: tú te libras de las aflicciones de este mundo, duermes en paz hasta el regreso de Cristo, y finalmente, resucitarás para vida eterna.

¿Por qué tener miedo de la muerte? A no ser que tú andes lejos de Dios, o a no ser que él sea para ti una simple teoría. En ese caso, la muerte viene a ser el fin de todo o, en e! mejor estilo del razonamiento humano, un gran misterio".

Haz de este día, un día de compañerismo con Jesús. Ten la seguridad de que la muerte de los sueños de los seres humanos, o de los planes futuros, no es nada ante la perspectiva de la resurrección que significa victoria, porque Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos".

Pr. Alejandro Bullón