miércoles, 21 de junio de 2017

LA NECESIDAD DE ALABAR

Alaben el nombre de Jehová, porque sólo su nombre es enaltecido. Su gloria es sobre tierra y cielos. Sal. 148:13.

Esta es una invitación a la adoración. Es difícil tomar en este salmo un versículo separado de los demás. C. H. Spurgeon, el gran predicador, definía este salmo como "indivisible". Yo tomé el versículo 13 para la meditación.

El salmista convoca a todas las criaturas a alabar el nombre de Dios. En la cultura hebrea, el nombre de una persona expresaba su carácter, y para referirse a Dios, los hebreos utilizaban, por lo menos, cinco nombres. Esos nombres expresan su misericordia, justicia, poder y soberanía.

Mientras la mayoría de las personas usa el poder para destruir y subyugar, el Señor lo usa para amar y administrar justicia. Solo un ser humano transformado por la gracia de Cristo es capaz de colocar el poder al servicio de la justicia.

El nombre de Dios es excelso, porque su carácter es excelso. El salmista habla de la grandeza de Dios, y concluye diciendo: "Su gloria es sobre tierra y cielos".

Reconocer la grandeza de Dios es garantía de equilibrio para la criatura. La humanidad vive hoy preocupada con el equilibrio ecológico y el impacto ambiental. Según la ecología, la naturaleza debe conservarse para mantener el equilibrio de la vida. Lo que el hombre parece ignorar, es que el equilibrio ecológico depende del equilibrio cosmológico.

El principio ecológico nace del cosmológico. El principio establece que, en el universo, cada ser debe ser preservado en su debido lugar. ¿Qué pasa con el hombre? Trata de quitar a Dios de su lugar supremo como Creador del universo.

Esto no afecta a Dios. Él sigue siendo Dios. Pero afecta a la criatura. Sin Dios, el hombre se des integra, se mata a sí mismo, a la naturaleza, al ambiente en que vive, a los seres amados, en fin.

¿Qué equilibrio ecológico se puede esperar de una humanidad desequilibrada interiormente? Esa es la razón por la cual el salmista llama a las criaturas a adorar a Dios. Adorarlo es reconocerlo. "Su gloria es sobre tierra y cielos". Hacer eso es garantizar la propia existencia.

Haz de este día un día de adoración. Sigue el consejo de David: "Alaben el nombre de Jehová, porque sólo su nombre es enaltecido. Su gloria es sobre tierra y cielos".

Pr. Alejandro Bullón

domingo, 18 de junio de 2017

UNA INFLUENCIA POSITIVA

Por la bendición de los rectos la ciudad será engrandecida; mas por la boca de los impíos será trastornada. Prov. 11:11.

Tú eres parte de una comunidad. En la vida profesional, religiosa, familiar o social tú no eres una isla separada de las otras personas. Todos dependemos de todos. Todos ejercemos influencia, para el bien o para el mal. Las palabras y acciones son determinantes, y nadie puede evitar las consecuencias.

En 2004, el pequeño principado de Palau, fue conmocionado con el asesinato cruel de una familia de misioneros brasileños. La policía capturó enseguida al asesino. El país estaba avergonzado con la acción perversa de un miembro de su comunidad.

Algunos días después llegaron a Palau los padres del misionero y, para sorpresa de todos, la madre enlutada visitó al asesino que estaba preso, y le dijo que lo perdonaba a pesar del terrible dolor que estaba sintiendo por la muerte del hijo.

La noticia de esta extraña visita a la prisión conmovió a todo el país y las personas encontraban difícil creer que en un mundo de tanta violencia, pudiera haber todavía lugar para el amor y el perdón.

Creo que en circunstancias parecidas, la reacción natural de cualquier ser humano, sería dar lugar al deseo de venganza o, al menos, "exigir" justicia, esperando que el criminal quedase por el resto de su vida en la prisión. La actitud de esta madre no fue fruto de ningún tipo de filosofía, sino el resultado del trabajo que el Espíritu de Dios realiza en el corazón de personas sinceras que buscan vivir una experiencia de comunión diaria con Jesús.

Esta no es una experiencia mística. Tú no necesitas aislarte del mundo para intentar ser bueno. Tú puedes continuar con tus actividades diarias, participando de la vida de tu comunidad, cumpliendo tus deberes de ciudadano, viviendo, en fin, como un ser humano normal y, sin embargo, teniendo la conciencia de que nunca estás solo. Jesús está siempre a tu lado, inspirando en ti los sentimientos más puros y nobles, en medio de las adversidades y dificultades que puedan aparecer.

Haz de este día un día de compañerismo con Jesús. Permite que el carácter de Cristo se refleje en ti, recordando que: "Por la bendición de los rectos la ciudad será engrandecida; mas por la boca de los impíos será trastornada".

Pr. Alejandro Bullón

jueves, 15 de junio de 2017

SU ULTIMO ERROR

Uza extendió su mano al arca de Dios, y la sostuvo; porque los bueyes tropezaban. Y el furor de Jehová se encendió contra Uza, y lo hirió allí Dios por aquella temeridad, y cayó allí muerto junto al arca de Dios. (2 Sam. 6: 6, 7).

La suerte de Uza fue un castigo divino por la violación de un mandamiento muy explícito. Por medio de Moisés el Señor había dado instrucciones especiales acerca de cómo transportar el arca. Sólo los sacerdotes, descendientes de Aarón, podían tocarla, o aun mirarla descubierta. . .

Los sacerdotes habían de cubrir el arca, y luego los coatitas debían levantarla mediante los palos que pasaban por los anillos de cada lado del arca, y que nunca se quitaban. A los hijos de Gersón y de Merari, que tenían a su cargo las cortinas y las tablas y los pilares del tabernáculo, Moisés les dio carretas y bueyes para que transportaran en éstas lo que se les había encomendado a ellos. "Y a los hijos de Coat no dio; porque llevaban sobre sí en los hombros el servicio del santuario" (Núm. 7: 9). Así al traer el arca de Quiriat-jearim se habían pasado por alto en forma directa e inexcusable las instrucciones del Señor. . .

Los filisteos, que no conocían la ley de Dios, habían puesto el arca sobre una carreta cuando la devolvieron a Israel, y el Señor aceptó el esfuerzo que ellos habían hecho. Pero los israelitas tenían en sus manos una declaración precisa de lo que Dios quería en estos asuntos, y al descuidar estas instrucciones deshonraban a Dios.

Uza incurrió en la culpa mayor de presunción. Al transgredir la ley de Dios había aminorado su sentido de la santidad de ella, y con sus pecados inconfesos, a pesar de la prohibición divina, había presumido tocar el símbolo de la presencia de Dios. Dios no puede aceptar una obediencia parcial ni una conducta negligente con respecto a sus mandamientos. Mediante el castigo infligido a Uza, quiso hacer comprender a todo Israel cuán importante es dar estricta obediencia a sus requisitos. Así la muerte de ese solo hombre, al inducir al pueblo a arrepentirse, había de evitar la necesidad de aplicar castigo a miles (Patriarcas y Profetas, págs. 763 765).

E. G. White

lunes, 12 de junio de 2017

DIOS ES DIOS

Y conozcan que tu nombre es Jehová; tú solo Altísimo sobre toda la tierra. Sal. 83:18.

Cuando el médico le dio la noticia de que su hijito estaba condenado a muerte, la primera reacción de Alberto fue rebelarse. Pero, ¿rebelarse contra quién? ¿Contra la ciencia, que no podía hacer nada para curar la leucemia que estaba acabando con la corta existencia de su único hijo? ¿Contra él mismo y contra la esposa, que no se dieron cuenta de los primeros síntomas de la enfermedad fatal? ¿O contra Dios? No, contra Dios no podría rebelarse porque él no creía en la existencia de un Ser supremo. Su corazón y su mente estaban llenos de ideas existencialistas y sentimientos de superioridad sobre la esposa, que "era capaz de creer en una idea tan anticuada como la idea de Dios".

¿Alguna vez te sentiste insignificante e impotente ante circunstancias adversas? ¿Qué haces tú cuando todos los recursos humanos fallan? ¿A dónde vas cuando la ciencia, la tecnología y hasta el racionalismo humanista gritan: Imposible?

Si tú pasaste por un momento así, tal vez entiendas cómo se sentía Albero. Los días iban pasando. Lentos, agonizantes, implacables y crueles. El tiempo, que la mayoría de las veces simboliza esperanza, era para Alberto el proceso doloroso de ver a su querido hijo apagándose como vela cuya cera se está acabando. La fe de la esposa, y la confianza que ella depositaba en Dios, en medio del dolor, eran ofensivas para el marido incrédulo.

Un día gris del mes de octubre Alberto vio los ojitos tristes del hijo amado, como diciendo adiós. Alberto no aguantó más y cayó arrodillado, a los pies de la cama por primera vez. Clamó por la misericordia de Dios, en cuya existencia nunca había creído. ¡El milagro sucedió! Ningún médico fue capaz de explicar la recuperación del muchacho, ni la cura posterior. Hoy, Alberto alaba el nombre de Dios al lado de su esposa y su hijo.

Las cosas con Dios son así. Su existencia y poder no dependen de que tú creas o no creas. Dios está por encima de los prejuicios, de las dudas o de la incredulidad de la criatura. Él es Dios. Si las personas creen, muy bien. Si no creen, un día conocerán "que tu nombre es Jehová; tú solo Altísimo sobre toda la tierra'.

Pr. Alejandro Bullón

viernes, 9 de junio de 2017

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA EL REGRESO DE CRISTO?

"En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció" (Juan 1:10).

El mundo pudo soportar a su Redentor sólo durante los pocos años que estuvo con ellos en la tierra, pero tan pronto comenzó su misión buscaron deshacerse de él... La pregunta que cada uno se tiene que hacer, es: ¿Estoy preparado para la venida del Hijo del Hombre? Si usted ha aceptado a su Salvador por la fe; si se ha arrepentido de sus pecados, entonces usted es aceptado por Dios de tal modo que si Cristo viniera, usted se encontraría con él en paz...

Notemos los pasos que el Hijo del Hombre tuvo que dar con el propósito de efectuar el plan de la salvación. Dejó a un lado el trono de la realeza y su manto regio; descendió y revistió su divinidad con las vestimentas de la humanidad y consintió en venir a este mundo. Este mundo, precisamente éste, habría de ser el campo de batalla donde Cristo y Satanás, el príncipe de este mundo, entablarían un conflicto. Y la pregunta que necesita hacerse, es: ¿cómo podría Dios de ser justo y consistente con su ley y a la vez justificar al pecador? Esto sólo se posibilitaría mediante el sacrificio del Hijo de Dios...

Era difícil desarraigar el afecto que los ángeles del cielo sentían por Satanás. Él sostuvo que la ley de Dios era contraria a las inteligencias celestiales, y así el conflicto entre Cristo y Satanás se inició entonces en el cielo y extendió por la tierra hasta nuestros días. Este conflicto entre Cristo y Satanás no sólo fue contemplado por las inteligencias celestiales, sino también por todos los mundos creados por Dios. Aquí es donde se levanta el poder que afirma tener el derecho a cambiar los tiempos y la ley: es el hombre de pecado. Pero, ¿tiene él autoridad para cambiar los tiempos y la ley? No. La ley ha sido escrita en tablas de piedra, esculpidas por el dedo divino y colocada en el templo de Dios en el cielo. Esta gran norma moral ha de ser el criterio por el cual todo ser humano, tanto vivos como muertos, serán juzgados...

Cristo fue al desierto de la tentación a sobrellevar su prueba más severa; fue tentado en todos los puntos en que Adán fue tentado y pasó por el mismo terreno en que Adán tropezó y cayó... Cristo debía estar ahora donde Adán estuvo, cargando su humanidad y venciendo en beneficio de la raza humana donde antes Adán cayó. Y Cristo resistió la prueba en cada punto; la resistió en el aspecto de los apetitos... Fue tentado en el terreno de la ambición y la presunción y derrotó al enemigo en estos puntos... El Salvador del mundo predominó y alcanzó la victoria en cada aspecto en que fue probado (Manuscrito 11, 1886).

E. G. White

martes, 6 de junio de 2017

¿LIBERTAD O DESTRUCCIÓN?

El hipócrita con la boca daña a su prójimo; mas los justos son librados con la sabiduría. Prov. 11:9.

En el proverbio de hoy, Salomón contrasta la libertad de los justos con la destrucción que los impíos provocan.

Este contraste no tiene sentido. Porque la libertad no contrasta con la destrucción, sino con la esclavitud. ¿Cuál es, entonces, el mensaje subyacente en la aparente incoherencia de este contraste?

Salomón afirma que "los justos son librados con la sabiduría", es decir, con el conocimiento. El conocimiento nos libra de la ignorancia, de la mediocridad y de la superficialidad. Pero el sabio no está hablando aquí simplemente del conocimiento intelectual, sino del conocimiento de Dios, que nos liberta de los traumas y complejos que destruyen la vida.

El hipócrita, como el impío, desconoce a Dios, y por este hecho es un esclavo de sus propias pasiones y temores. Es una bolsa llena de complejos, y para librarse de ellos, trata de destruir a otras personas. El instrumento que usa es la palabra. Habla mal de los otros para proyectarse él. Cree inconscientemente que denigrando la imagen ajena podrá llamar la atención sobre sí mismo. El impío vive ansioso por ser el centro de las atracciones. Se alimenta de los elogios y aplausos. Se nutre del comentario positivo de su persona, por tanto, necesita estar siempre en primer plano.

El único lugar donde una persona puede conocerse y aceptarse es ir ame los pies del Salvador. Ante el Señor Jesús no hay manera de aparentar, ni fingir, ni disfrazar. Él conoce los pensamientos más íntimos y las intenciones más ocultas. Él te acepta y te quita la culpa, borra el pecado, te perdona y te da una nueva oportunidad. Jesús libra y perdona. Por primera vez tú estás en condiciones de aceptarte y convivir con la realidad, sin aparentar, sin tratar de destruir a los demás.

¿Sientes un extraño dolor en el corazón cuando otros crecen? La victoria de los otros, ¿te deja un sabor amargo en tu boca? ¿Te preguntas muchas veces a ti mismo el porqué de ese sentimiento y no encuentras explicación?

Acude hoy a Jesús, entrégale tu corazón, confiésale tus temores, déjalo entrar en la recámara secreta de tu mundo interior y sentirás paz. Solo entonces percibirás que tu vida se torna un manantial de bendiciones para los demás, y recuerda: "El hipócrita con la boca daña a su prójimo; mas los justos son librados con la sabiduría".

Pr. Alejandro Bullón

sábado, 3 de junio de 2017

LA IGLESIA PRIMITIVA CORROMPIDA POR LOS SEGUIDORES DE SATANÁS

"Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos" (Apoc. 2: 20).

El ejemplo que daban [los mártires] en vida y su testimonio al morir eran una constante afirmación de la verdad; y, donde menos se esperaba, los súbditos de Satanás abandonaban su servicio y se alistaban bajo el estandarte de Cristo.

En vista de esto Satanás se propuso oponerse con más éxito al gobierno de Dios implantando su bandera en la iglesia cristiana. Si podía engañar a los discípulos de Cristo e inducirlos a ofender a Dios, decaerían su resistencia, su fuerza y su estabilidad y ellos mismos vendrían a ser presa fácil.

El gran adversario se esforzó entonces por obtener con artificios lo que no pudo conseguir por la violencia. Cesó la persecución y la reemplazaron las peligrosas seducciones de la prosperidad temporal y del honor mundano. Los idólatras fueron inducidos a aceptar parte de la fe cristiana, al par que rechazaban otras verdades esenciales. Profesaban aceptar a Jesús como Hijo de Dios y creer en su muerte y en su resurrección, pero no eran convencidos de pecado ni sentían necesidad de arrepentirse o de cambiar su corazón. Habiendo hecho algunas concesiones, propusieron que los cristianos hicieran las suyas para que todos pudiesen unirse en el terreno común de la fe en Cristo.

La iglesia se vio entonces en gravísimo peligro, y en comparación con él, la cárcel, las torturas, el fuego y la espada, eran bendiciones. Algunos cristianos permanecieron firmes, declarando que no podían transigir. Otros se declararon dispuestos a ceder o a modificar en algunos puntos su confesión de fe y a unirse con los que habían aceptado parte del cristianismo, insistiendo en que ello podría llevarlos a una conversión completa... Bajo el manto de un cristianismo falso, Satanás se introducía en la iglesia para corromper la fe de los creyentes y apartarlos de la Palabra de verdad.

La mayoría de los cristianos consintieron al fin en arriar su bandera, y se realizó la unión del cristianismo con el paganismo. Aunque los adoradores de los ídolos profesaban haberse convertido y unido con la iglesia, seguían aferrándose a su idolatría, y sólo habían cambiado los objetos de su culto por imágenes de Jesús y hasta de María y de los santos. La levadura de la idolatría, introducida de ese modo en la iglesia, prosiguió su funesta obra. Doctrinas falsas, ritos supersticiosos y ceremonias idolátricas se incorporaron en la fe y en el culto cristiano. Al unirse los discípulos de Cristo con los idólatras, la religión cristiana se corrompió y la iglesia perdió su pureza y su fuerza. Hubo sin embargo creyentes que no se dejaron extraviar por esos engaños y adorando sólo a Dios, se mantuvieron fieles al Autor de la verdad (Spiritual Gifts, tomo 4, págs. 42, 43).

E. G. White

martes, 30 de mayo de 2017

CAMINA CON DIOS POR TODAS PARTES

"Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas" (Apoc. 3:4).

Enoc caminó con el Dios invisible. En los lugares más atestados de la tierra él era su compañero. Recuerden esto todos los que guardan su verdad con sencillez y amor. Los hombres más ocupados tienen más necesidad de mantener a Dios delante de ellos. Cuando Satanás intente introducir sus insinuaciones en sus mentes, pueden entrar en el secreto pabellón del Altísimo con sólo decir: "Así dice Jehová". Sus promesas serán su salvaguardia. En medio de la confusión y las presiones de los negocios encontrarán un lugar tranquilo para descansar. Si quieren confiar en Dios, él será su lugar de descanso.

Lleven a Dios con ustedes a todas partes. La puerta está abierta para todo hijo e hija de Dios. El Señor no está lejos del alma que lo busca. La razón por la cual muchos quedan abandonados en el terreno de la tentación se debe a que no ponen al Señor siempre delante de ellos. Es necesario llevar la lámpara de la vida precisamente a aquellos lugares en que menos se piensa en Dios. Si perdemos de vista al Señor, si nuestra fe y nuestra comunión con él se quebrantan, el alma estará ciertamente en peligro y no se mantendrá la integridad.

El Señor es nuestro ayudador, nuestra defensa. Dios ha hecho provisión para que ninguna alma que confíe en él sea vencida por el enemigo. Cristo está con los que creen en él cuando se ven obligados a relacionarse de cualquier manera con el mundo, y cuando se reúnen en su casa para adorarlo. Meditemos en estas palabras: "Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas. El que venciere sera vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles".

Estas palabras se dan para las personas que aún están relacionadas con el mundo, sujetas a tentaciones e influencias que son engañosas y alucinantes. Mientras mantengan fija su atención en Aquel que es su sol y su escudo, las tinieblas y la oscuridad que las rodean no dejarán una mancha ni una mácula en sus vestiduras. Caminarán con Cristo; orarán, creerán y trabajarán para salvar a las almas que están a punto de perecer. Están tratando de romper las ataduras con que Satanás las ha ligado, y no serán avergonzadas si por fe hacen de Cristo su compañero. El gran engañador presentará constantemente tentaciones y engaños para echar a perder la obra de los seres humanos; pero si confían en Dios, si son mansos, humildes y dóciles de corazón, si perseveran en el camino del Señor, el cielo se regocijará porque ganaran la victoria. Dios dice: "Andará conmigo de blanco, con vestiduras inmaculadas, porque es digno" (Manuscrito 97, 1898).

E. G. White

sábado, 27 de mayo de 2017

EL CAMINO DE LA SANTIDAD

Oh Dios, santo es tu camino; ¿Qué dios es grande como nuestro Dios? Sal. 77:13.

Hacía varias horas que mi guía y yo caminábamos en silencio. Él iba adelante, abriendo el sendero con un machete en la mano. Yo iba atrás, medio desconfiado, porque lo veía mirar insistentemente para todos lados. De repente, se paró y respiró hondo.

Casi dije: "No me diga que está perdido". Él me miró, sin demostrar mucha emoción: "Yo nunca estoy perdido" -dijo-o "Pero usted está confundido" -repliqué. Esta vez sonrió suavemente, como para inspirar confianza, y afirmó: "Yo soy el camino", y continuó andando.

Durante los años que fui misionero en la Amazonia, aprendí la importancia de seguir al guía. Es la única manera de sobrevivir a los peligros. Seguir al guía es indispensable. Él siempre sabe el camino.

En el versículo de hoy, Asaf descubre el camino de Dios. "Oh Dios, santo es tu camino", dice él. La palabra "santo" en el original hebreo es qadosh, que significa separado para un propósito especial.

En la vida hay muchos caminos. Cada uno tiene un propósito diferente, pero el fin siempre es el mismo: la destrucción del ser humano. Pero entre todos ellos hay un camino especial, diferente, separado y consagrado para llevar al ser humano al deseado puerto de la felicidad. Dios quita de este camino todo aquello que distrae la atención. Por eso es un camino santo. Las personas que siguen ese camino son santas por su relación con el Dios Santo que los llamó.

No es fácil tener siempre conciencia de haber sido separado por Dios para vivir una vida de valores y principios espirituales. Solo, nadie conseguirá vivir la vida que Dios desea. Por eso, el salmista menciona también el poder. "¿Qué dios es grande como nuestro Dios?".

La respuesta es obvia. Nadie. Ninguno de los dioses pequeños que la criatura fabrica será capaz de implantar en el corazón humano el principio de la santidad.

Haz de tu vida hoy una vida de entrega y consagración al elevado propósito que Dios tenía en mente cuando permitió que tú nacieras. Acepta su Consejo, sigue su camino. Nadie que hizo eso, fracasó en su vida. Antes de salir de tu casa, repite hoy: "Oh Dios, santo es tu camino; ¿Qué dios es grande Como nuestro Dios?"

Pr. Alejandro Bullón

miércoles, 24 de mayo de 2017

¡VEJEZ FELIZ!

Corona de los viejos son los nietos, y la honra de los hijos, sus padres. Prov. 17:6.

E1 hombre de 60 años descubrió que tenía SIDA y casi enloqueció. Compró veneno para ratas, tomó una cantidad importante, y murió. Fue el fin de una historia triste, marcada por decisiones equivocadas.

Encontraron el cadáver cinco días después. Había una nota al lado, que decía: "Tuve muchas oportunidades de aceptar a Cristo y lo rechacé. Hoy descubrí que tengo una enfermedad fatal. Vaya morir. A pesar de eso, siento que Jesús me llama, pero, ¿para qué entregarle el corazón si mi vida ya no vale nada?"

Este hombre tenía un hermano gemelo. Ambos tuvieron los mismos padres, recibieron la misma educación, se educaron en las mismas escuelas, y fueron amados del mismo modo. A los catorce años, uno aceptó a Jesús, el otro no. El primero vivió siguiendo los consejos divinos. Constituyó una familia feliz, tuvo tres hijos que son hoy profesionales exitosos, y Dios le dio cinco nietos. A los 80 años, ve que sus nietos son su corona y sus hijos su gloria. La promesa divina es una realidad en su experiencia.

Sin embargo, el hermano gemelo tuvo una vida y un final diferente: tres matrimonios fracasados, no tuvo hijos, y se suicidó al descubrir que tenía SIDA como resultado de la vida promiscua que llevaba. Tuvo muchas oportunidades de decidir y decidió de manera equivocada.

Todos nos acercamos irremediablemente a la vejez. En la Biblia encontramos promesas maravillosas para aquellos que envejecen siguiendo las instrucciones divinas. Para éstos, cada etapa de la vida es especial y desde su sillón preferido pueden, un día, ver la familia que construyeron. La muerte no los asusta, porque tienen el corazón lleno de esperanza.

Hoy es un día propicio para evaluar el camino que tú recorres. ¿A dónde vas? ¿Quién orienta tus pasos? ¿Es tu vida el desarrollo instintivo del impulso y el fruto de tu esfuerzo, guiado por normas limitadas a este mundo, o es la obediencia a los principios de vida de un Dios que nunca falla? Responde te a ti mismo y recuerda: "Corona de los viejos son los nietos, y la honra de los hijos, sus padres".

Pr. Alejandro Bullón

domingo, 21 de mayo de 2017

RIQUEZAS... RIQUEZAS

No aprovecharán las riquezas en el día de la ira; mas la justicia librará de muerte. Prov. 11:4.

La expresión "el día de la ira" se menciona muchas veces en la Biblia. Se refiere al día final de la historia de este mundo. Al arreglo de cuentas del cual ningún ser humano podrá escapar. El universo tuvo un comienzo, es lógico que tendrá un fin.

Cierto día conversé con un grupo de adolescentes, que usaban las hojas de una Biblia para hacer cigarrillos de marihuana. El líder del grupo me dijo con soberbia: "La vida es mía y hago lo que quiero con mi vida". Era verdad. Podía hacer lo que deseara con la vida, pero eso de que la vida fuera de él, era mentira.

La vida es un don confiado por Dios al ser humano. Junto con el don de la vida, Dios le confió también el don de la libertad. Somos libres para hacer elecciones y tomar decisiones, pero, tan ciertamente como estamos vivos hoy, tendremos que rendir cuentas de la manera como administramos la vida.

En el proverbio de hoy, el sabio Salomón advierte que en el día final habrá cosas que hoy valen, y que en aquel momento no servirán para nada. El dinero es una de ellas. Cuando Jesús estaba en esta tierra, preguntó: "¿Qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?"*

Esta es la pregunta que debe determinar nuestras prioridades. El dinero es bueno y necesario. Nadie tiene que sentirse culpable por tener dinero, como resultado del trabajo honesto. Las riquezas también son un don que puede hacer maravillas en este mundo, cuando son administradas con sabiduría.

El problema está cuando hacemos del dinero el gran objetivo de la vida.

Cuando por causa del dinero el ser humano atropella los principios, olvida los valores espirituales y agrede su propia conciencia, allí es evidente que está en el camino equivocado. No es feliz en esta vida y se dirige peligrosamente a un final desastroso. Cuando el Señor llame a todos para el arreglo de cuentas final, será reprobado.

No tengas miedo de perder dinero por defender la justicia. Pídele a Dios sabiduría para establecer prioridades, en la familia, en el trabajo y en la vida en general. No mires solo lo que puedes palpar. Trata de ver más allá de las cosas materiales, porque: "No aprovecharán las riquezas en el día de la ira; mas la justicia librará de muerte".

* Mat. 16:26.

Pr. Alejandro Bullón

jueves, 18 de mayo de 2017

VERDADERA SABIDURÍA

Él provee de sana sabiduría a los rectos; es escudo a los que caminan rectamente [. .. ] y preserva el camino de sus santos. Prov. 2:7, 8 Úp.

En el pasaje de hoy, el hombre que sigue los consejos divinos es descrito como el "recto", como el "que camina rectamente", y el "santo". La recompensa para este tipo de persona es que Dios será como un escudo para él, le dará sabiduría y lo preservará en su camino.

La sabiduría es el arte de vivir y saber vivir, condición indispensable para ser feliz. Si tú no sabes vivir, sufrirás, harás sufrir a los que te rodean, y terminarás teniendo una vida hueca, vacía y limitada a valores pasajeros.

Cuando tú buscas con sinceridad los consejos divinos, recibes entonces "verdadera sabiduría". En hebreo, esta expresión es tushiyah, y transmite la idea de solidez.

¿Por qué tus planes se desbarataron en un instante? ¿Por qué todo lo que soñaste en la vida y parecía que se estaba realizando, explotó en mil pedazos? Dios ofrece tushiyah a los que lo buscan. Si tú aceptas y quieres, aquello que estás construyendo será sólido e indestructible.

En ese proceso de edificación, el Señor promete ser también tu "escudo". Cuando los vientos contrarios soplen con violencia o los huracanes de la vida intenten destruir tus realizaciones, Dios te protegerá. Nada, ni nadie, será capaz de destruirte. Todas estas promesas son hechas a sus santos. En hebreo se utiliza la palabra chasidim, que literalmente significa: sus "adoradores fervorosos".

En el tiempo de los macabeos, los chasidim eran aquellos que voluntariamente escogían seguir las enseñanzas divinas y vivían de un modo diferente al de aquellos que trataban de amalgamar los principios bíblicos con la cultura griega.

Esta es una advertencia para salir del secularismo. Muestra el peligro de querer servir a Dios, mientras al mismo tiempo el individuo trata de seguir las normas morales de una cultura que sacó a Dios del escenario.

¿Por qué temer hoy si Dios es tu escudo y la fuente de la sabiduría? La pregunta que necesitas responder para comenzar con seguridad tus actividades hoy, es: ¿Soy yo un "chasidim"? Porque: "Él provee sana sabiduría a los rectos; es escudo a los que caminan rectamente... y preserva el camino de sus santos”.

Pr. Alejandro Bullón

lunes, 15 de mayo de 2017

¿CUÁN GRANDE ES TU DIOS?

Grande es Jehová, y digno de ser en gran manera alabado en la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo. Sal. 48:1.

¿Cuan grande es tu Dios? A muchos les gustan los dioses pequeños. Marionetas que pueden dirigir. Dioses que aprueben lo que la criatura hace y que estén siempre a su servicio. Los hombres se sienten bien con ellos.

Este tipo de dios hace mal. Puede calmar la conciencia así como un comprimido calma el dolor de muelas, por un instante, pero no cura. Es un simple paliativo, un apósito que cubre una herida infectada. Son dioses de mentira. Pura ilusión. Simple "energía", "luz" o "aura".

Pero, el salmo de hoy nos habla de un Dios grande, soberano y personal.

El salmista no trata de definir a Dios. Solo lo describe. Así son las cosas con Dios. Tú puedes aceptado o rechazado. Eres libre. Pero, si no lo aceptas, no por eso cambia la existencia divina ni sus propósitos. Él continua siendo Dios, soberano y eterno.

¿Por qué debe el Señor ser alabado? Porque existe una relación personal entre él y sus criaturas. No es un Dios ausente. No desaparece ni se "lava las manos". No es únicamente una fuerza, sin personalidad. "Dios es amor".* Dios creó al ser humano por amor. Por amor compartió su vida y ante ese hecho, la criatura se siente bien, se siente cómoda y siente el deseo de enaltecer su nombre, de celebrar, cantar, glorificar. Eso es justamente lo que significa la palabra hebrea halal, que en castellano se traduce como "alabanza".

Hay otro pensamiento en el versículo de hoy. Debemos alabado "en la ciudad de nuestro Dios". Cuando este salmo fue escrito, Jerusalén era considerada la "ciudad de Dios". Por tanto, esta invitación es para que lo alabemos en la iglesia. Hay algo especial cuando los hijos de Dios se reúnen para alabar. La alegría de uno pasa al otro. El espíritu de adoración es contagioso. Puede ser que tú estés cargando un problema, o te sientas triste y afligido, pero cuando entras en la "casa de Dios" y te congregas con los otros adoradores, repentinamente comienzas a dar te cuenta que tu Dios es grande.

¿ y para qué todo esto? ¿Solo para que Dios se sienta bien? No, el que pasa a sentirse bien eres tú, porque si tu Dios es grande, no hay problema que no pueda resolver.

Haz una prueba: Asiste a la iglesia, alaba al Señor y verás que la vida es más fácil de ser vivida. Y no te olvides hoy que "grande es Jehová, y digno de ser en gran manera alabado en la ciudad de nuestro Dios".

* 1 Juan 4:8.

Pr. Alejandro Bullón

viernes, 12 de mayo de 2017

DI LA VERDAD CON AMOR

Porque mi boca hablará verdad, y la impiedad abominan mis labios. Prov. 8:7.

La verdad tiene un precio. Muchos no están dispuestos a pagar ese precio y optan por seguir los caminos de la mentira, de las medias verdades, o como quiera llamarse aquello que no es cristalino y transparente.

La mayor parte de las veces, la verdad envuelve dolor. Tal vez sea ése el precio más alto que cobra, y como el ser humano detesta el dolor, es lógico que escoja otro camino, cuyo fin es la muerte.

Es extraño que la senda del dolor conduzca a la vida, pero desde la entrada del pecado, la solución para el problema de la muerte estaba en el dolor. Un corderito murió en silencio en el jardín del Edén y su sangre mojó el camino de la historia hasta llegar a la cruz del Calvario donde Jesús mismo, el verdadero Cordero de Dios, sufrió el dolor mayor al entregar su vida en favor de la raza humana. Ese acto nos libró de la muerte. ¿Por qué será que los hombres, queriendo huir del dolor que la verdad incluye, caen en la mentira que es el camino de la muerte?

A lo largo de mi vida he visto historias tristes. Vidas destruidas, hogares deshechos, relaciones arruinadas por falta de la verdad. Los argumentos para explicar una mentira son muchos y muy variados. "No quería que sufrieras", "Decidí ahorrarte el dolor", "No tuve el valor", "Creí que nunca lo descubrirías".

Salomón fue un hombre que, además de ser inspirado por Dios, aprendió mucho con los golpes de la vida. Por eso, en el versículo de hoy habla con convicción. "Mi boca hablará verdad". Ninguna mentira tiene justificación.

La palabra "proclamar" en hebreo se atribuía a los heraldos que anunciaban buenas nuevas cuando el ejército regresaba de la guerra, a pesar del resultado. Buenas nuevas no son apenas las noticias agradables, son a veces realidades dolorosas, pero solo a partir de la realidad tú puedes arreglar el presente y encarar el futuro.

Haz de tus palabras, palabras de verdad. No te escondas, no huyas, no te "laves las manos", no lo dejes para mañana. Pídele a Dios que ponga amor en tus labios. Muestra misericordia cuando expreses la verdad, pero no la escondas por causa del dolor que puede provocar. Acuérdate del consejo de Salomón y di como él: "Porque mi boca hablará verdad, y la impiedad abominan mis labios".

Pr. Alejandro Bullón

martes, 9 de mayo de 2017

ESTRELLAS FUGACES

Cuando los impíos son levantados se esconde el hombre; mas cuando perecen, lo, justo, " Proverbios 2:28.

Adolfo Hitler tuvo un sueño. Creía en una raza superior y trató de conquistar el mundo de sus días para establecer la superioridad de su raza. Su carrera loca no tuvo escrúpulos. Mató, arrasó y destruyó, pero como todo mortal, también llegó a su fin.

Esa es la sentencia divina. La criatura no tiene hacia dónde huir. El tiempo de vida recibido de Dios puede ser usado para construir o destruir. El don de la libertad puede dar lugar a la perversión o a la justicia, pero la muerte es inevitable. Como la noche sucede al día, como el invierno viene después del otoño, la muerte llega colocando un punto final a cualquiera de las intenciones humanas.

La brevedad de la vida y la certeza de la muerte, son dos motivos poderosos para vivir con sabiduría, administrando con prudencia cada pensamiento, sentimiento y acción.

La historia universal exhibe una larga lista de gente que ignoró el consejo de Salomón. Hombres y mujeres que creyeron que eran eternos. Fueron temidos en vida, persiguieron, humillaron y pretendieron quitar a Dios del escenario. Hoy, la historia registra el nombre de esas personas como estrellas fugaces. Brillaron con intensidad por algún tiempo, y luego se desvanecieron y se perdieron en el polvo de la historia.

Lo peor de todo es que, por más que la muerte sea desagradable, en el caso de esas personas fue un presente misericordioso de Dios. La vida que vivían no era vida. La muerte para ellos fue el punto final a una historia de desesperación, locura y obsesión.

La felicidad de una persona y la realización de cualquier sueño, depende de la correcta relación que ella tiene con su Creador. El ser humano es apenas una pieza. Ninguna pieza funciona fuera de su lugar.

Cuando la criatura pretende ser Dios, se transforma en perversa y los resultados son sueños locos y devaneos que asustan. Por eso, haz de este día un día de estrecha comunión con Dios, porque: "Cuando los impíos son levantados se esconde el hombre; pero cuando perecen, los justos se multiplican".

Pr. Alejandro Bullón

sábado, 6 de mayo de 2017

PERDÓN EN JESÚS

JAH, si mirares a los pecados, ¿quién, oh Señor, podrá mantenerse? Pero en ti hay perdón, para que seas reverenciado. Sal. 130:3, 4.

La culpa tiene el terrible poder de paralizar. Paraliza la vida, los planes y los sueños. Nos hace sentir sucios, indignos y sin derecho a nada. Hay mucha gente fracasada en la vida porque, inconscientemente, aceptó la derrota como una forma de autocastigo. Esa gente cree que el sufrimiento que la culpa le produce, puede, de alguna forma, ganar un punto a su favor delante de Dios.

El salmista conocía muy bien el peso de la culpa, por eso menciona a Dios dos veces en una frase tan corta. "JAH, si mirares a los pecados, ¿quién, oh Señor, podrá mantenerse?" Se sentía como polvo. Por más que intentase justificarse o sublimar la culpa, su iniquidad lo condenaba. El martillo del pasado lo crucificaba en el madero de su propia conciencia.

¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse? Es la pregunta que perturbó al ser humano a lo largo de los tiempos. La respuesta es: Nadie. Porque el pecado mata. Mata lentamente, poco a poco, imperceptiblemente. Al comienzo, roda parece maravilloso, tú sientes sensaciones que nunca antes sentiste. Te sientes libre como un ave, tomas tu vida y vuelas por el mundo sin límites ni fronteras, por donde tu imaginación te lleva.

Pero el tiempo pasa. Implacable. Cruel. Insensible. Y cuando tú comienzas a darte cuenta de los estragos en tu vida física, moral o psíquica, ya es tarde. Las sombras de la noche ya te envuelven, te gustaría que el día se prolongara para cambiar el rumbo de las cosas, pero sientes como si la propia vida escapase de tus manos. No hay duda, el pecado mata. Nadie subsiste a él.

Por eso, la única solución está en el perdón, y el perdón solo puede alcanzarse a través de Jesús. Este don divino es ofrecido gratuitamente a todos, pero solo lo reciben "los que lo reverencian", es decir, los que le temen. Este temor no tiene nada que ver con el miedo. Es el resultado del amor, nacido de un corazón agradecido que aprendió a confiar en Dios ya creer en sus promesas.

A pesar de tu pasado, hoy puede ser un nuevo día para ti. Ayer ya pasó. No Cuenta. El futuro todavía no llegó, está en las manos de Dios. Aprovecha el presente para decir, como el salmista: "JAH, si mirares a los pecados, ¿quién, oh Señor, podrá mantenerse? Pero en ti hay perdón, para que seas reverenciado".

Pr. Alejandro Bullón

miércoles, 3 de mayo de 2017

PEREGRINOS RUMBO AL HOGAR

El justo no será removido jamás; pero los impíos no habitarán la tierra. Prov. 10:30.

Si tú nunca estuviste lejos de casa, te será difícil entender el valor de la esperanza. Israel era un pueblo peregrino, alimentado por la esperanza. Desde la promesa hecha a Abram, Israel siempre soñó con heredar la tierra y habitar en ella. La promesa se cumplió en cierta medida, porque un día llegaron y conquistaron la tierra de Canaán, pero lamentablemente, no permanecieron.

Salomón habla hoy a los peregrinos de nuestros días. Ante las adversidades, conflictos y dificultades diarias, somos alimentados por la bendita esperanza de que quedaremos en este mundo para siempre. En esta vida, todo es transitorio y pasajero. Somos peregrinos que estamos yendo a nuestro verdadero destino.

La "tierra" que Dios promete hoya sus hijos, no está en este mundo. Hay un cielo, hay una vida mejor, hay un paraíso. Parece una utopía hablar de estas cosas en pleno siglo XXI. El pragmatismo que invade la cultura de nuestros días, se rehúsa a aceptar el paraíso como una realidad. Pero las Sagradas Escrituras afirman contundentemente que el cielo existe. "Pero los impíos no habitarán la tierra".

En el versículo de hoy, se dice que son los justos los que entrarán en esa tierra. En otra parte, el mismo Salomón menciona dos características de los que un día habitarán allá. Rectitud e integridad. * Estos aspectos del carácter tienen que ver con la manera como las personas se comportan ante las circunstancias.

Las cosas son como son, no como yo imagino que deben ser. La noche es noche por más que yo amontone toneladas de luz artificial. Cuando tú no aceptas la realidad de la vida, inventas un estilo de vida ambiguo. Creas tus propias normas, te disfrazas, aparentas y divides tu mundo interior al punto de inhabilitarte para disfrutar de la vida plena. Pierdes la rectitud y la integridad.

Un corazón dividido. Una mente cercenada, un cuerpo con un pie yendo a la derecha y el otro a la izquierda. Así el hombre crea su propio infierno en esta tierra. Las llamaradas de su conciencia dividida le atormentan día y noche. Para esas personas no existe la esperanza de un mundo mejor, ni aquí ni en el cielo.

Vale la pena cultivar los valores, porque "el justo no será removido jamás; pero los impíos no habitarán la tierra".

* Cf Prov. 2:21.

Pr. Alejandro Bullón

domingo, 30 de abril de 2017

TODO TIENE EXPLICACIÓN

Se llenó de amargura mi alma, y en mi corazón sentía punzadas. Tan torpe era yo, que no entendía; era como una bestia delante de ti. Sal 73:21, 22.

Hay cosas que no tienen explicación. Un día visité en el hospital a una joven que había intentado suicidarse. El novio la había dejado faltando solo tres semanas para el casamiento.

"¿Por qué Dios permitió que me pasara eso a mí?", me preguntó llena de amargura. A veces me gustaría tener todas las respuestas. Las personas se sienten asfixiadas por aquel dolor: ¿Por qué hay padres que perdieron a su hijo, gente que fue víctima de una tragedia? ¿Por qué hay personas sinceras que no logran entender tantos "porqués" de la vida?

El salmo de hoy describe la amargura que sintió un hombre al preguntarse tantas cosas y recibir como respuesta apenas el silencio de Dios. Este hombre se llamaba Asaf. Hay cosas que él no entendía. ¿Por qué los justos sufren y los impíos prosperan? ¿Qué clase de Dios es ese que parece incapaz de atender el clamor de sus hijos?

Para poder comprender algunas cosas tú necesitas retirarte, meditar, observar y permitir que Dios te hable al corazón. Fue lo que le pasó al salmista. El Salmo 73 es el fruto del tiempo que Asaf tomó para meditar.

La reflexión de Asaf no fue aquella reflexión introspectiva o filosófica, a través de la cual tú pretendes llegar a respuestas dentro o alrededor de ti, analizando las circunstancias que envuelven los hechos. Asaf dice: "Cuando pensé para saber eso, fue duro trabajo para mí, hasta que entrando en el santuario de Dios, comprendí el fin de ellos". *

El Santuario no era para Israel apenas un templo físico, era también la presencia de Dios. A solas con Jesús, en su compañerismo y en sus brazos, tú verás que hasta las cosas incomprensibles de esta vida, tienen sentido.

Cuando finalmente Asaf entendió que las conquistas y victorias de los impíos no significan necesariamente una victoria, que el sufrimiento de los justos no es una derrota, tuvo vergüenza y dijo: "Se llenó de amargura mi alma, y en mi corazón sentía punzadas. Tan torpe era yo, que no entendía; era Como una bestia delante de ti".

----

*Sal. 73:16, 17.

Pr. Alejandro Bullón

jueves, 27 de abril de 2017

LA VISA, POR FAVOR

El que confía en su propio corazón es necio; mas el que camina en sabiduría será librado. Prov. 28:26

La visa. Una simple visa. Quedé parado dos días en Madrid por falta de visa para entrar en Guinea Ecuatorial. ¿Error de información? ¿Falta de información? ¿Información incompleta? A estas alturas no vale de nada tratar de descubrir la causa. Estoy en Madrid, sin poder viajar, mientras centenares de personas me esperan en Malabo, la capital de la ex-colonia española.

Sentado en la sala de espera del Hotel Asturias, en el centro de Madrid pienso una y otra vez en la importancia de una visa. Cuando tú tienes que viajar a otro país, ¿es deber de ese país adaptarse a aquello que tú crees, o es tu deber cumplir con los requisitos que el país exige? Yo creí que la tasa para la visa podía pagarse en el Consulado, pero el Consulado exigía que fuese pagada en el Banco. Cuando la información me llegó, los Bancos ya habían cerrado y no sirvió de nada explicar la importancia de mi presencia en Malabo. No conseguí la visa. Quedé en Madrid, y no había vuelo hasta dos días más tarde.

Bueno, los Bancos mañana estarán abiertos y el problema estará solucionado. Pero ahora pienso en la vida eterna. Llegará un día cuando todos tendremos que presentar la visa de entrada al reino de los cielos. La Biblia afirma eso categóricamente. El cielo no es el fruto de la imaginación de gente que trata de sublimar el dolor y los sufrimientos de este mundo. El cielo tampoco es la justificación de personas débiles, incapaces de afrontar con responsabilidad, brío y coraje las amarguras de esta vida. El cielo existe. Es una de las verdades más cristalinas de la Biblia.

Cuando la historia de este mundo llegue a su fin, todos, lo creamos o no, tendremos que presentar la visa de entrada y en ese día no tendrá mucho valor lo que "creemos", o "pensamos". No valdrá de nada ninguna explicación o justificación. No es deber del país adaptarse a lo que crees, y sí es tu deber cumplir con los requisitos que el país exige.

"El que confía en su propio corazón es necio; mas el que camina en sabiduría será librado". Por eso hoy, antes de iniciar la lucha por la vida, verifica si tu visa está lista. No es lo que tú piensas o crees, es lo que Dios dice. No es lo que tú imaginas, es lo que afirma la Palabra de Dios, porque: "El que confía en su propio corazón es necio; mas el que camina en sabiduría será librado.

Pr. Alejandro Bullón

lunes, 24 de abril de 2017

GENEROSIDAD DIVINA

Vuelve, oh alma mía, a tu reposo, porque Jehová te ha hecho bien. Sal. 116:7.

Este es uno de los salmos más extraordinarios de la Biblia. Algunos expositores bíblicos creen que es tan grandioso como el Salmo 23. Es un himno de gratitud a Dios, por sus obras maravillosas de liberación.

Al comienzo del salmo hay un momento en que el salmista parece no tener fuerzas para resistir las pruebas. "Me rodearon ligaduras de muerte, me encontraron las angustias del Seol; angustia y dolor había yo hallado", se Lamenta en el versículo 4. Pero si tú continúas leyendo, verás que en medio d: la desesperación, el salmista clama a Dios, v el Padre oye el clamor del hijo sincero.

En el versículo de hoy, el salmista se encuentra de nuevo frente al peligro, pero esta vez no cae en la desesperación. Sabe, por experiencia propia, lo que Dios es capaz de hacer, y hablando consigo mismo, dice: "Vuelve, oh alma a tu reposo, porque Jehová te ha hecho bien".

La expresión "te ha hecho bien" quiere decir que ha sido generoso contigo. La generosidad es la palabra clave. Tiene que ver con la misericordia. Se relaciona con un amor sin medida. Así es como Dios te ama a ti. La protección divina en la hora de la angustia no es un derecho que tú hayas conquistado. No hicimos nada para merecerlo, pero Dios por su generosidad, extiende la mano en nuestra dirección.

Dios promete cuidarte en las horas más difíciles. Él siempre cumple sus promesas, por tanto, cuál es el motivo para estar ansioso? Si él hizo maravillas en el pasado, ¿por qué no puede hacerlas ahora?

Vuelve, oh alma mía, a tu reposo". Nota cómo el autor se dirige a sí mismo. Vuelve. Regresa. Retorna. Hay algo que no anda bien con esta alma. Ir como paloma lejos del nido, huyó buscando socorro. Las almas ansiosas siempre son almas que huyen. Huyen de Dios y de la realidad. Crean fantasmas imaginarios, se desesperan, entran en pánico y cometen tonterías.

Volver al reposo es volver al nido. El nido son los brazos del Padre que esta siempre esperando. Sé que el drama que tú estás viviendo es grande. Pero en Cristo tú tendrás la capacidad de ver la dimensión verdadera del drama que vives y, a partir de ahí, encontrar la salida.

Por tanto, no te desesperes. Este puede ser el gran día para ti. Con Cristo, los días son días de victoria. Por eso: "Vuelve, oh alma mía, a tu reposo, porque Jehová te ha hecho bien".

Pr. Alejandro Bullón

viernes, 21 de abril de 2017

¿DE QUIÉN SERÁ LA TIERRA?

Porque los rectos habitarán la tierra, y los perfectos permanecerán en ella. Prov. 2:21.

El sueño de Israel era heredar la "tierra". Para ellos, la "tierra" era Canaán el lugar que Dios había prometido otorgar a Abram y a su descendencia. Pero cuando Salomón escribió este proverbio, los hijos de Israel ya habitaban en Canaán. Jerusalén era la capital. Por tanto, la promesa que estudiamos hoy, se refiere a otra "tierra", y no simplemente a esta tierra. El salmo se refiere a otro mundo mejor, adonde el pecado no llevó los flagelos del dolor y la tristeza.

En este mundo hay lágrimas, tragedias y muerte. La sabiduría que Dios le ofrece a sus hijos no es un antídoto contra esas cosas, sino la habilidad de lidiar con ellas y salir victoriosos. Jesús mismo dijo: "En el mundo tendréis aflicción..."*

Pero, aunque los que siguen los consejos divinos tienen la habilidad de administrar los problemas de esta vida, el plan final de Dios es llevarlos a un mundo mejor. "Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más... Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor ni dolor; porque las primeras cosas pasaron".**

En el consejo de hoy, Salomón presenta la integridad como resultado d, una vida sabia y como requisito para experimentar, aun en esta vida, parte d; las bendiciones prometidas por Dios.

Integridad viene de la palabra entero. El todo sin una parte no es íntegro No es posible para el ser humano ser feliz, dividiéndose antes las circunstancias de la vida. Dividirse es ausencia de compromiso y produce desintegración.

Querer andar por dos caminos al mismo tiempo es una imposibilidad, además de una tontería. La ambigüedad destruye y mata. Mata los sueños, los valores y los principios. Y sin principios no existe vida. Son ellos los que, sustentan la existencia. Imagina por ejemplo, el caos que habría si no existiera el principio de la gravitación.

La pregunta de hoy, es: ¿Soy coherente? ;Hay armonía entre mis palabras,, mis actos? ¿Hay integridad en mi proceder? ¿Estoy yendo a una tierra mejor, o estoy tratando de ir, pero en realidad no estoy yendo? Esa es la clave: "Porque los rectos habitarán la tierra, y los perfectos permanecerán en ella".

* Juan 10:33. ** Apoc. 21:1, 4.

Pr. Alejandro Bullón

martes, 18 de abril de 2017

DIGNO DE SER ALABADO

Porque grande es Jehová digno de suprema alabanza, temible sobre todos los dioses. Sal 96:4.

T u actitud ante Dios y la manera como tú adoras, será proporcional al tamaño de tu Dios. El salmista contrasta en este salmo el Dios "grande... j, digno de suprema alabanza", con los dioses creados por el ser humano.

Si tú te fabricaste tu propio dios, es lógico que en el momento de adorarlo tu preocupación sea solo tú y tus sentimientos. Por más que tú llames dios al objeto que tus manos o tu mente fabricaron, inconscientemente tú te sentirás superior a él. Ese tipo de dios está a tu servicio, pero el centro de tu adoración eres tú, no él.

Es impresionante la cantidad de veces que los salmos enaltecen y destacan la grandiosidad de Dios. Parece que las enseñanzas de este libro se proyectasen directamente para los tiempos en que vivimos, donde, para muchos, Dios no es más que una simple "idea".

Me asombró una entrevista de un destacado profesor universitario que nació y creció en la iglesia. "Dios -dijo ante las cámaras de la televisión-, es una idea positiva. Si tuviese que dar hoy una educación a mis hijos, les enseñaría a confiar en Dios. No como el Dios que los cristianos enseñan. Sino solo como una idea positiva que hace mucho bien".

¿Sabes por qué el ser humano llega a esa conclusión? Por causa del deseo de libertinaje, que confunde con libertad. "No quiero que un dios me esclavice". "Yo va superé esa etapa", dice, tratando de librarse de cualquier principio orientador que vaya contra su instinto.

El camino de la felicidad es establecido por un Dios "digno de ser alabado" y más temible que todos los otros dioses. Este temor no nace del miedo, y sí de la reverencia, del reconocimiento de que no soy una partícula independiente, perdida en el universo. Tengo un origen asegurado y un destino glorioso. Mi principio y mi fin se encuentran en el Dios eterno que un día me creó por amor.

Por más que los desafíos que tú enfrentes hoy sean grandes. Por más que tú sientas que no tienes fuerzas para resistir las pruebas de la vida, no te desanimes ni desmayes. No desistas, "porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; temible sobre todos los dioses".

Pr. Alejandro Bullón

sábado, 15 de abril de 2017

MUCHAS VOCES CONFUSAS

Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas. (Apoc. 18: 4).

En la última obra que se lleva a cabo para la amonestación del mundo, se hacen dos llamados distintos a las iglesias. El mensaje del segundo ángel es: "Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación" (Apoc. 14: 8). Y en el fuerte clamor del mensaje del tercer ángel se oye una voz del cielo que dice: "Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipe de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades" (Apoc. 18: 4, 5).

Así como Dios invitó a los hijos de Israel a salir de Egipto, para que pudieran guardar el sábado, invita a su pueblo a salir de Babilonia para que no adore a la bestia ni a su imagen. . . Después que la verdad haya sido proclamada como testimonio a todas las naciones, comenzará a actuar todo medio concebible de maldad, y las mentes serán confundidas por muchas voces que clamarán: "¡He aquí el Cristo! ¡Helo allí! ¡Esta es la verdad! Yo tengo el mensaje de Dios; él me ha enviado con gran luz". Entonces se removerán los hitos y se tratará de derribar las columnas de nuestra fe. Se hará un esfuerzo más decidido para exaltar el falso día de reposo y despreciar a Dios mismo al reemplazar el día que él bendijo y santificó. Se pondrá en vigencia la observancia de este falso día de reposo mediante una ley opresiva. . . Pero mientras Satanás obre mediante sus milagros mentirosos, se cumplirá el tiempo predicho en el Apocalipsis, y el ángel poderoso que iluminará la tierra con su gloria proclamará la caída de Babilonia y llamará a su pueblo a abandonarla.

¿Cuándo llegarán hasta el cielo sus pecados? Cuando la ley de Dios sea finalmente invalidada por medio de la legislación humana. Entonces la crisis le proporcionará al pueblo de Dios la oportunidad de demostrar quién es el Gobernante del cielo y de la tierra. Mientras un poder satánico esté conmoviendo los elementos inferiores, Dios enviará luz y poder a su pueblo, para que el mensaje de la verdad pueda ser proclamado a todo el mundo.

E.G. White

miércoles, 12 de abril de 2017

CUELLO O CORAZÓN

Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón. Prov. 3:3.

Es de madrugada en la ciudad de San Luís, Argentina. Ayer a la noche vi una escena conmovedora. Julio fue bautizado y la esposa no lo sabía. Fue una sorpresa, porque durante años él rechazó a Jesús. Las 800 personas que estaban en el teatro para oír la exposición de la Palabra de Dios, quedaron emocionadas.

Hoy ya es otro día. Todavía no salió el sol de la ventana del hotel contemplo la ciudad. Dentro de poco, miles de personas iniciarán las actividades del día. Al final de la tarde, unas volverán victoriosas, y otras derrotadas. La vida es así. Pero, podría haber sido de otro modo, porque Dios estableció principios para una vida productiva y feliz.

Uno de esos principios está en el proverbio de hoy. El sabio se refiere a los consejos divinos, como misericordia v verdad. Ambas palabras podrían ser traducidas también como benignidad y fidelidad. El consejo de Salomón es que esas enseñanzas deben ir atadas al cuello y escritas en el corazón.

Los judíos tomaban este consejo literalmente. Ataban miniaturas de las tablas de la ley al cuello, de modo que cada vez que se movieran pudieran ver aquel símbolo de los consejos de Dios y recordasen que la obediencia o desobediencia a esos consejos determinaría el triunfo o la tragedia de la persona.

Es triste observar que el ser humano por naturaleza es formalista. Le da mucha importancia a las cosas que se ven v descuida las que no se \,en. Ara los consejos al cuello, pero no los escribe en el corazón. Por eso, un día Dios dijo: "Este pueblo de labios me honra, pero su corazón está lejos de mí".*

No hay nada más destructivo que el formalismo. Vivir las apariencias. Cumplir todo en público, pero no vivir la verdad es perjudicial y destructivo. Además de no funcionar, conlleva el trauma de la incoherencia que desequilibra la vida interior.

Ya amanece. En el horizonte veo el sol. Este es un nuevo día y como todo ser humano desea ser feliz, por eso le pido a Jesús que el consejo de Salomón sea una realidad para mi "Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de ni corazón".

*Isa. 29:13.


Pr. Alejandro Bullón

domingo, 9 de abril de 2017

REFUGIO Y PROTECCIÓN

Pero yo cantaré de tu poder, y alabaré de mañana tu misericordia; porque has sido mi amparo y refugio en el día de mi angustia. Sal. 59:16.

Muchas veces David vio su vida amenazada. Muchas veces pasó por circunstancias en las que sentía que había llegado al fin. Desde el punto de vista humano, no había solución. Esta era una de esas circunstancias.

La noche estaba oscura. Afuera, los guardias, como perros rabiosos, vigilaban atentamente la casa de David. La orden de Saúl era: "No lo dejen escapar, mañana Yo mismo lo ejecutaré". "Pero Mical, su mujer, avisó a David y lo descolgó por una ventana, ti, él escapó". ¿Puedes imaginarte la ira de Saúl, al descubrir que la presa había escapado?

Leyendo la historia, tal como es narrada en 1 Samuel 19, tú podrías llegar a la conclusión de que la fuga del salmista fue el resultado de la viveza de su esposa Mical. Así somos los seres humanos. Tan pronto como salimos de una circunstancia difícil, pensamos "qué suerte tuve—, "escapé por poco". Instintivamente damos el crédito de la liberación a las personas, circunstancias o cosas.

David hizo diferente. El dice: "Cantaré de tu poder". Se está refiriendo al poder divino. Aquel amanecer podría haber sido el más trágico de su existencia. Cuando la luz del nuevo día despuntaba en el horizonte, podría estar muerto V, sin embargo, estaba vivo y lejos de la furia de sus enemigos. Por eso, añade: `... alabaré de mañana tu misericordia...".

Cada amanecer es un regalo de la misericordia divina. La noche puede haber sido oscura v tenebrosa, llena de peligros y violencia. Pero el sol siempre sale, trayendo alegría, esperanza y la perspectiva de una nueva oportunidad.

"Tu has sido mi amparo y mi refugio". El salmista agradece. No dice: "tuve suerte", sino "tu has sido mi amparo" Su experiencia es personal. El sol de un nuevo día puede salir para el mundo, pero la pregunta es, salió para ti? ¿Es Dios tu refugio, tu fortaleza, tu amparo en el día de "tu angustia"?

Un Dios personal puede resolver el drama que tú vives y que nadie comprende. Esto es salir del convencionalismo, de la rutina y de la monotonía v entrar en la dimensión de la intimidad con tu Dios.

Tu matrimonio está aparentemente condenado al colapso? ¿Está todo oscuro a tu alrededor? Canta hoy con David: "Pero yo cantaré de tu poder, y alabaré de mañana ni misericordia; porqué has sido mi amparo y refugio en el día de mi angustia".

Pr. Alejandro Bullón

jueves, 6 de abril de 2017

MUJER VIRTUOSA

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. Prov. 31:10.

Entró una noche en el camarín cuando me preparaba para hablar a miles de personas. Llegó con sus ojos tristes y la "deformidad física" que la atormentaba. Fue ella misma la que usó esa expresión. Me abrió su corazón y lloró. Me contó cuán fea se sentía cada vez que veía a una mujer bonita. "Los hombres tienen pena de mí", me confesó con lágrimas reprimidas.

La escuché. A veces es preciso decir todo lo que está guardado en el corazón y llorar, para sentir un poco de alivio. Para no morir envenenado por la amargura que corroe el alma. "Sueño, como toda mujer, en formar una familia, tener hijos, vedas crecer, pero estoy quedando cada vez más vieja, viendo mi sueño cada vez más distante", me dijo.

No era fea, como pensaba. Sus ojos parecían una laguna azul en un día de sol. La sonrisa tímida que se esforzaba por esconder, se asemejaba a un bello crepúsculo, asfixiado por las sombras de la autocompasión.

"Todo está mal conmigo", dijo, refiriéndose a su cuerpo. Era verdad. Todo esta mal. No con su cuerpo, sino con su alma. Presionada por los valores que los medios de comunicación imponen, vivía prisionera de sus verdugos interiores, que sentenciaban: "Fea". Ella medía su valor por normas estéticas. Ignoraba el proverbio de hoy: "Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas".

El adjetivo "virtuosa" significa una mujer de carácter, de fuerza espiritual, de habilidad. Esta no es solo una rosa perfumada que se marchita con el tiempo, es la roca que soporta los castigos del mar y del viento y, sin embargo, permanece altiva, segura de que su belleza excede los valores efímeros que los años se encargan de borrar.

El capítulo 30 de Proverbios termina diciendo: "Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada". Temer al Señor es buscado todos los días. Es depender de él y confiar en él. Al vivir en comunión con la fuente de la fuerza espiritual, que es Jesús, todo ocupa su lugar exacto en el panorama de la vida. Ya nada perturba ni incomoda, ni envenena el espíritu. Esto vale también para los hombres.

Por eso, recuerda hoy antes de salir de tu casa, el proverbio que dice: "Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas".

Pr. Alejandro Bullón

lunes, 3 de abril de 2017

NO JUEGUES CON EL MAL

El hombre perverso cava en busca del mal, y en sus labios hay como llama de fuego. Prov. 16:27.

Todo el Brasil quedó espantado con la noticia del asesinato de un matrimonio de la clase media alta. Los mataron a palos mientras dormían. Si la noticia terminara aquí, sería apenas una noticia más en este mundo de violencia.

Lo que asustó fue el descubrimiento de que los asesinos habían sido la propia hija del matrimonio, el novio y un hermano de éste. Una historia para una película de terror.

El texto de hoy describe justamente este tipo de personas: "El hombre perverso cava en busca del mal", dice el versículo. El perverso es un depravado. Algo depravado describe algo echado a perder, algo que perdió su valor y solo sirve para ser tirado a la basura. Expresa profunda degradación moral.

¿Cómo llega un ser humano al terreno de la depravación? Comienza con una pequeña tontería. Luego la persona sigue el camino del mal, por curiosidad. Es una especie de aventura que lo fascina. Cuando una persona insiste en ese tipo de camino peligroso, termina en el terreno del cinismo. El cínico percibe el peligro del camino por donde va, pero no le da importancia, endurece su corazón y llama al mal, bien. Finalmente, más tarde o más temprano, el cínico cae en el abismo de la depravación.

La depravación no tiene límites. Es un abismo sin fondo. Siempre ofrece sensaciones más fuertes, no queda satisfecha con nada. Si tú crees que ya viste o escuchaste la historia más terrible de escenas depravadas, aún estás a mitad de camino. La mente depravada es capaz de imaginar cosas que difícilmente se les ocurriría a los más hábiles libretistas de Hollywood.

¿Hay esperanza de recuperación para el depravado? Las buenas nuevas del evangelio dicen que sí, que la hay. En el momento en que el más perverso de los seres humanos responde al llamado del Espíritu y acepta la gracia transformadora de Cristo, sucede el milagro del nuevo nacimiento. Todo lo que pasó queda borrado por el perdón gratuito de Jesús, y la persona recibe una página en blanco para escribir una nueva historia. Dios nunca consulta tu pasado, para ayudarte a construir tu futuro.

¡Que este nuevo día sea un día de victoria para ti! Las grandes victorias son el resultado de la suma de pequeñas victorias. Vence con la ayuda de Jesús, una batalla hoy. Deja el mañana en las manos de Dios, y recuerda: "El hombre perverso cava en busca del mal, y en sus labios hay como llama de fuego".

Pr. Alejandro Bullón