Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

MIRA MÁS ALLÁ

El alma generosa será prosperada, y el que saciare, él también será saciado. Prov. 11:25.

Nunca nadie pierde por ser bueno. Aquello que a primera vista puede parecer derrota, es victoria, si la consecuencia es haber extendido la mano a quien necesitaba de ayuda. Es verdad que vivimos en un mundo de traición e ingratitud. Muchas veces las personas pagan el bien con el mal, pero el principio bíblico continúa siendo el mismo. Más temprano o más tarde, si tú eres generoso, recibirás la recompensa de tu generosidad. Hoy, todo puede parecer derrota, pero si tienes paciencia, muy pronto, a la vuelta de la esquina, del otro lado de la curva —porque la vida es una carretera con muchas curvas—, tú encontrarás la recompensa de tu generosidad.

De acuerdo con la declaración de Salomón en el versículo de hoy, la prosperidad es la recompensa de las personas generosas. El sustantivo generosidad, en el original hebreo, proviene del verbo dússan, que literalmente significa "ser hecho gordo"…

Entradas más recientes

LOS SOFISMAS DE SATANÁS

A IMAGEN DE DIOS

FUENTE DE VIDA

LLÉVAME A LA ROCA

ALUMBREMOS LA SENDA

PAZ EN LA TEMPESTAD

NUESTRO LUGAR EN LA HISTORIA LO DETERMINA NUESTRO CARÁCTER

LA FE DE ENOC SIEMPRE FUE EVIDENTE

LOS MÉTODOS DE PREPARACIÓN DE DIOS DIFIEREN DE LOS DE LOS HOMBRES

¿MALDAD O DIVERSIÓN?